A través de este test, podrás identificar algunos rasgos del juego en exceso. De acuerdo con tus respuestas, descubrirás si es necesario buscar el apoyo de tu familia, tus amigos o algún especialista de la salud.


1. ¿Los pensamientos sobre el juego no te permiten concentrarte en tu trabajo, en labores como la lectura o en la resolución de situaciones familiares?


2. Despiertas frecuentemente de madrugada pensando cómo conseguirás dinero para jugar.


3. Cuando juegas, ¿te empeñas en seguir jugando hasta que ganas?


4. ¿Juegas hasta agotar todo tu dinero?


5. ¿Juegas más dinero del que tenías pensado antes de empezar?


6. ¿Has intentado alguna vez dejar de jugar y no has sido capaz de ello?


7. ¿Te has sentido nervioso o irritado por no poder jugar?


8. ¿Te sientes irritado si tienes que interrumpir una sesión de juego por una obligación profesional o familiar?


9. ¿Juegas para demostrar tu capacidad o destreza a los demás?


10. ¿Juegas para tranquilizarte antes de realizar algún tipo de trámite o pasar por una situación que requiere atención?


11. ¿Piensas que la única forma de resolver tu situación económica es tener un golpe de suerte en el juego?


12. Después de perder, ¿sientes que tienes que volver, lo antes posible, a jugar para recuperar tus pérdidas?


13. ¿Buscas jugar en sitios que estén alejados de tu casa?


14. ¿Sueles decir a la gente que has ganado dinero jugando, aunque hayas perdido?


15. ¿Has inventado reuniones, citas médicas u otras para poder salir del trabajo e ir a jugar?


16. ¿Has descuidado obligaciones personales o familiares por estar jugando?


17. ¿Utilizas o has utilizado para jugar, dinero de tu trabajo?


18. ¿Has pedido dinero prestado a familiares o amigos para jugar?


19. ¿Has utilizado un préstamo o tu tarjeta de crédito para jugar?


20. ¿Has cometido hurtos, robos, u otros delitos para conseguir dinero con el cual jugar?


RESULTADOS DEL FORMULARIO


1) Si has llegado hasta este punto y has obtenido cinco (05) o más respuestas Sí a las preguntas, debes estar alerta y el primer paso y el más importante, es reconocer que has excedido los límites y que no estás jugando de manera responsable. Es fundamental buscar apoyo, en la familia, amigos o grupos de encuentro con personas en la misma situación. Empieza a planificar actividades de ocio saludables y que no tengan nada que ver con el juego. Podrías acudir a un especialista y/o terapias destinadas a cesar en estas conductas. También puedes, visitarnos en www.mincetur.gob.pe, e inscribirte en el registro que te permitirá autoexcluirte y que restrinjan tu acceso a las salas de juegos y a los juegos, una medida que ayuda a recuperar el control sobre tu juego.


2) Si has tenido cuatro (04) o menos respuestas Sí a las preguntas del formulario, estás en el umbral de retomar el control de tu juego. Te diviertes jugando, sin embargo en ocasiones, se te olvidó imponer tus límites, planificar el tiempo que has decidido jugar, limitar el dinero destinado al mismo, quizá en alguna ocasión se te ha olvidado un compromiso familiar, o de tu entorno cercano, o has descuidado tu trabajo o estudios. No olvides que el juego es un medio para divertirte y disfrutar de una actividad de entretenimiento; que eres tú quien decide jugar responsablemente.


3) Si todas tus respuestas han sido negativas, felicidades eres un Jugador Responsable, que sabe lo importante que es la familia, los amigos, el trabajo, y cumplir con las responsabilidades asumidas y alternar tiempos de ocio en el juego, que es una forma de entretenerse sin reemplazar sus prioridades.